Venezuela¿Por qué la burocracia y Mitsubishi siguen atacando al sindicato revolucionario SINGETRAM? Imprimir
Viernes, 09 de Julio de 2010 19:29

mmc1.jpgEn la nota que se presenta a continuación, elaborada por camaradas de la Corriente del PSUV y la UNETE Marea Socialista y publicada en Aporrea, los trabajadores de la MMC Atomotriz (SINGETRAM) exponen su opinión sobre las razones del despido de dirigentes de este sindicato así como de un considerable número de trabajadores de esa empresa; todo ello ligado a los acontecimientos en los cuales murieron trabajadores por acciones policiales represivas concertadas con tribunales y con la empresa. En este momento la lucha continúa y pese a todos los ataques de la empresa los trabajadores siguen resistiendo. En la reciente asamblea de rendición de cuentas realizada por los directivos del sindicato SINGETRAM ante más de 600 trabajadores la gestión de los directivos sindicales despedidos por la multinacional imperialista con la colaboración de la burocracia del ministerio de Trabajo ha vuelto a ser apoyada y ratificada por la inmensa mayoría de los trabajadores. En los próximos días publicaremos una nueva entrevista con el camarada Félix Martínez, Secretario General de SINGETRAM, miembro de la coordinación nacional de la UNETE y dirigente de la CMR.

En la nota que se presenta a continuación, elaborada por camaradas de la Corriente Marea Socialista y publicada en Aporrea, los trabajadores de la MMC Atomotriz (SINGETRAM) exponen su opinión sobre las razones del despido de dirigentes de este sindicato así como de un considerable número de trabajadores de esa empresa; todo ello ligado a los acontecimientos en los cuales murieron trabajadores por acciones policiales represivas concertadas con tribunales y con la empresa. En este momento la lucha continúa y pese a todos los ataques de la empresa los trabajadores siguen resistiendo. En la reciente asamblea de rendición de cuentas de los directivos del sindicato SINGETRAM a la que asitieron más de 600 trabajadores la gestión de los directivos sindicales despedidos por la multinacional imperialista con la colaboración de la burocracia del ministerio de Trabajo ha vuelto a ser apoyada y ratificada por la inmensa mayoría de los trabajadores. En los próximos días publicaremos una nueva entrevista con el camarada Félix Martínez, Secretario General de SINGETRAM, miembro de la coordinación nacional de la UNETE y dirigente de la CMR.


Según la información emitida por el sindicato y los comentarios de los trabajadores, en el fondo del asunto están los negocios especulativos de esta transnacional y una matriz mediática para satanizar su justa lucha y tapar actos de corrupción, desviaciones y "manejos" que los miembros de SINGETRAM han denunciado y afirman que no las van a consentir ni se van a hacer cómplices.


Los trabajadores de este sindicato enviaron una nota y un video en el que dicen  mostrar la verdad de los hechos.


Se preguntan: ¿POR QUÉ LOS BUROCRATAS POLITIQUEROS Y LA TRASNACIONAL MITSUBISHI ATACAN A LA ORGANIZACIÓN SINDICAL SINGETRAM?


Durante unos 13 años los trabajadores de MMC Automotriz (Mitsubishi) han venido haciendo resistencia a la constante violación de sus derechos, democráticos, sindicales, laborales, contractuales, de seguridad y salud en el trabajo. Esta situación ha sido la consecuencia de políticas burocráticas y parasitarias de complacientes dirigentes sindicales y funcionarios corruptos adecos-copeyanos de las inspectoría del trabajo, que imponían las directrices del sindicato cetevista junto a la empresa. Todas estas aberraciones fueron acompañadas de los acontecimientos políticos ocurridos en el país durante el golpe de Estado en 2002 y el paro fascista impulsado por la oposición contra el gobierno revolucionario, donde la trasnacional Mitsubishi asumió un papel golpista y contrarrevolucionario paralizando la fábrica y sumándose al grupo de grandes empresas que conspiraron para derrocar al presidente Hugo Chávez. Los trabajadores de base, en el año 2003, se organizan y logran crear el Sindicato Nueva Generación (SINGETRAM), que desplaza a la vieja estructura sindical. Tomando en cuenta los lineamientos del comandante Hugo Chávez Fría y de la ministra para ese entonces, María Cristina Iglesias, de defender la estabilidad y los derechos laborales, los trabajadores lograron vencer el miedo y el terrorismo laboral de los mercenarios de la empresa y de la dirigencia sindical pro patronal, que existía de forma vitalicia sin dar ningún tipo de participación democrática a los trabajadores.


Es a partir de ese momento que comienza una fuerte lucha, impulsando la participación de los trabajadores bajo tres consignas básicas formación, organización y movilización desde las bases que les enseñaría a tener el control real de su sindicato en la construcción de una herramienta legitima de la clase obrera, que ayudara al proceso revolucionario, creando así un sindicato de nuevo tipo, ejemplo a seguir por organizaciones sindicales en diferentes regiones del país. Para el patrono de Mitsubishi el despertar de la clase obrera dentro de la fábrica fue un duro golpe a sus pretensiones anti obreras, esclavistas y explotadoras.


Trascurridos siete años desde el nacimiento de SINGETRAM los trabajadores de MMC Automotríz han logrado, mediante sus luchas y discusiones en las diferentes convenciones colectivas, una serie de reindivicaciones favorables para el bienestar social de los trabajadores y de sus familias, pero lo más importante ha sido saber y tener conciencia de por qué luchan y contra quien. En el año 2007 alcanzaronla mejor convención colectiva del Estado Anzoátegui y, por primera vez, un benéfico que se extendiera a las niños pobres de las comunidades.


Al inicio del año 2009 esta trasnacional explotadora quiiso retomar sus viejas prácticas capitalistas y pactó con funcionarios burócratas y corruptos que aún existen dentro de la instituciones del Estado y alrededor de las instituciones de gobierno, al mejor estilo adeco-copeyano, para arremeter brutalmente en contra la lucha de la clase obrera organizada de la Mitsubishi.


Trascurridos diecisiete meses de resistencia obrera, desde la brutal arremetida de la gerencia de Mitsubishi y de sectores del Estado, a través de la Policía de Anzoátegui, que dejó saldos de muerte el 29 de enero de 2009; en la actualidad, los mismos actores satanizan y criminalizan la lucha, y se llevan a cabo calificaciones de despido injustificadas e ilegales, violando las leyes y la inamovilidad laboral, mediante procedimientos viciados. Medidas que -denuncian los trabajadores y su dirigencia sindical- contaron con el consentimiento de la ministra del Poder Popular para el Trabajo y la Seguridad Social, María Cristina Iglesias.


El sindicato de nuevo tipo es un proyecto donde el protagonista es el trabajador de base, eliminado el caudillismo y la representatividad burócrata, promoviendo el control obrero en su sindicato, la educación ideológica y profesional, el debate libre, la interacción, el saber que producimos, para que lo producimos y porque lo producimos, y con esto impulsar las políticas revolucionarias del presidente Chávez contra el capitalismo, la neoliberacion y el imperialismo. Este proyecto de sindicato ha creado en los burócratas, reformistas y empresarios una intranquilidad porque golpea sus intereses. Hoy en día, los trabajadores se preguntan: ¿Por qué la burocracia política y la trasnacional Mitsubishi atacan al Sindicato Nueva Generación ? ¿Por qué tanta corrupción en las instituciones del Estado para lograr el despido de los trabajadores de vanguardia en la Mitsubishi?


Durante el conflicto entre los trabajadores de Mitsubishi y esta trasnacional, han desfilado un gran número de funcionarios y personalidades a quienes los trabajadores acusan de que "han asumido una conducta patronal, del mejor estilo adeco-copeyano, satanizando, mintiendo y criminalizando nuestra lucha".


A las recriminaciones de los trabajadores y de los dirigentes de SINGETRAM no escapan altos dirigentes del PSUV, el propio Gobernador del Estado y la Secretaría de Gobierno, ex ministros, así como la actual titular de la cartera del Trabajo, diputados de la AN y ciertos factores sindicales del PSUV.


Algunos de estos funcionarios y dirigentes, que hoy están inscritos en el PSUV, vienen -según la versión ofrecida por los trabajadores- de haber pertenecido a los partidos tradicionales de la derecha o a la vieja y archiburocrática CTV en tiempos relativamente recientes. Ahora estarían dejando traslucir ese pasado y su inclinación con actitudes antiobreras o complacientes con la transnacional.


Los trabajadores dicen que no les perdonan haber arrancado unas cuantas "mascaras rojas" a los adecos-copeyanos que buscan destruir y aprovecharse de la revolución disfrazando sus practicas antiobreras y antibolivarianas con el discurso revolucionario.


Además, en el caso de la trasnacional Mitsubishi dicen haber "desmantelado su modus operandi, de manipulación al gobierno para conseguir mayores beneficios y acaparar partes de vehículos comprados con dólares preferenciales y producir a destiempo para especular con los precios, sumándoles la sobre explotación de la masa trabajadora".