VII congreso de la CMR: solidaridad con los trabajadores de SIDETUR, expropiación y control obrero Imprimir
Miércoles, 07 de Julio de 2010 02:00

imga0302.jpgEntre los días 18 y 20 de junio la CMR realizó su VII congreso nacional, esta vez en Puerto Ordaz, epicentro de la actual lucha de los trabajadores venezolanos por el control obrero. El viernes 18 fue el acto inaugural, celebrado en las instalaciones de la empresa Sidetur, la cual se encuentra tomada por sus trabajadores, adquiriendo, de esta forma, el evento un carácter solidario con la lucha de estos trabajadores que también se extendió a los trabajadores de la multinacional Mitsubishi. Unos 150 trabajadores plenaron el salón comedor de la empresa convirtiendo la reunión en un auténtico acto de toda la clase obrera.  

imga0306.jpgCuando uno llega a Puerto Ordaz lo primero que llama la atención, sobre todo para quienes provienen de la capital de la República y sus zonas aledañas, es la fluidez de su tráfico, es sumamente extraño conseguirse una cola de vehículos, y cuando ello ocurre la misma no pasa de unos cuantos carros. Recorrer distancias de 40 ó 60 km dentro de una ciudad muy extendida en unos pocos minutos es algo que parece ciencia ficción para quienes debemos sufrir a diario el tráfico caraqueño. Evidentemente, ésta es una de las tantas diferencias que se generan de planificar o no a una ciudad, pero no es la única, también se destacan la limpieza de sus calles y la abundancia de plazas y espacios verdes, entre otras. Puerto Ordaz es una ciudad joven, apenas tiene 58 años de edad y fue construida para servir de asiento administrativo a las actividades mineras que comenzaron a desarrollarse en torno a la explotación del hierro y el aluminio en la década de los años cincuenta del siglo pasado. En un primer momento fue la multinacional Orinoco Mining Company la principal encargada de realizar estos trabajos. En 1960 el Estado creó la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) para tratar de tener algún tipo de control en una zona estratégica, y una de sus primeras medidas fue la unificación jurisdiccional de la moderna ciudad de Puerto Ordaz con la colonial e histórica San Félix para constituir, entre las dos, la Ciudad Guayana. Así como durante la revolución independentista, a comienzos del siglo XIX, esta región tuvo una gran importancia en el desarrollo y desenlace de la lucha posterior, ya que el triunfo en la batalla de San Félix en 1817 permitió a los republicanos controlar la zona oriental del país y desde allí lanzar la campaña final contra los realistas, además de ser en ella que Bolívar realizó el Congreso de Angostura un par de años después, hoy en día, también, está teniendo un protagonismo que puede resultar clave para el futuro de la revolución bolivariana, y es que aquí se encuentran los batallones pesados de la clase obrera venezolana, los cuales, finalmente, han comenzado a entrar en la escena revolucionaria con una gran fuerza.  

imga0335.jpgNuestro arribo a Puerto Ordaz el miércoles 16 de junio estuvo enmarcado en la preparación del congreso nacional que realizaría la CMR en esta ciudad durante los días 18 al 20 de junio. Además de colaborar con los camaradas de la célula local que estaban encargados de organizar este evento de gran trascendencia para nuestra organización revolucionaria, la idea era aprovechar el viaje para reunirnos con dirigentes obreros y trabajadores de las empresas guayanesas que se habían mostrado interesados en intercambiar experiencias de control obrero y sindicalismo revolucionario con camaradas de la CMR, no hay que olvidar que fue el FRETECO, creado en 2006, la primera organización de trabajadores que desde un comienzo impulsó el control obrero en las empresas a través de la creación de Consejos de Fábricas, como el de Sanitarios Maracay en el año 2006, el de Inveval y el de Inaf en el año 2007, y esto es algo que una buena cantidad de trabajadores de todo el país conocen muy bien, así como el hecho que han sido los camaradas del sindicato SINGETRAM, de la empresa Mitsubishi, quienes con mayor fuerza han venido desarrollando el modelo de sindicalismo revolucionario, además, de encontrarse actualmente dando una lucha titánica contra los ataques de la multinacional japonesa y de sectores reaccionarios de la burocracia. 

 

1)    El conflicto de Sidetur 

1.1.- Una empresa rentable al servicio de la contrarrevolución 

 “Sidetur, es la división siderúrgica de Sivensa. Sus actividades productivas van desde la recolección y el procesamiento de la chatarra ferrosa hasta la elaboración de productos de acero terminados para la industria de la construcción y para carpintería metálica.

Sidetur cuenta con las siguientes instalaciones industriales para llevar adelante sus actividades productivas: 12 campos de recolección de chatarra, dos acerías (Barquisimeto y Casima), cuatro trenes de laminación (Barquisimeto, Planta Antímano, Planta Lara y Planta Guarenas) y una planta de mallas electro soldadas y de sistemas constructivos Sidepanel (Planta Valencia).

La capacidad nominal anual de Sidetur es de 835.000 toneladas métricas de productos de las acerías; 615.000 toneladas métricas de productos laminados y 67.000 toneladas métricas de productos electrosoldados.” (1) 

La anterior información sobre la Siderúrgica del Turbio S.A. (Sidetur) es posible conseguirla en la página web de la compañía Siderúrgica Venezolana S.A. (Sivensa) (1), empresa matriz de la primera. Allí también es posible averiguar que Sivensa fue fundada en el año 1948 y que fue la primera acería venezolana. Comenzó fabricando cabillas para la construcción y luego se diversificó produciendo piezas para la industria automotriz, área en la que en los años 70 se asoció con empresas multinacionales. Posteriormente, ya en la década de los 80 comenzó a fabricar equipos para la industria petrolera y realiza nuevas asociaciones con multinacionales. Fue por esa época que incursionó en la fabricación de briquetas de hierro reducido. A finales de los años 90, y a raíz de la privatización de Sidor durante el gobierno de Caldera, participó en el consorcio ganador de la licitación  con el 20% que luego le permitirían ser socio de la propietaria de Sidor, la empresa Ternium, C.A. Por esos años crea su otra filial: International Briquettes Holding (IBH), con la cual se asocia con la CVG Ferrominera para constituir la Orinoco Iron. Para el año 2008 afirmaba contar con 2.800 trabajadores de planta y administrativos. 

Los dueños de Sivensa y, por lo tanto, de Sidetur pertenecen a lo más rancio de la burguesía venezolana, emblemáticos miembros de esta clase social como Oscar Machado Koeneke, Henrique Machado Zuloaga, Luis Ignacio Mendoza, Gustavo Vollmer, Andrés Gonzalo Benacerraf, Armando Loynaz Reverón, entre otros, conforman su junta directiva. Producto de la alta inversión del Estado en el área de las infraestructuras y la vivienda durante estos últimos 11 años, la producción y venta de los materiales de construcción, en este caso del acero estructural, se convirtió en un gran negocio para este sector de capitalistas, como ellos mismos lo reconocen: “Desde el año 2003, los negocios siderúrgico y de briquetas de Sivensa han tenido un importante crecimiento debido al incremento de la actividad económica en Venezuela y a la alta demanda de materias primas para la industria del acero en el mundo” (1). En el año 2005 Sivensa obtuvo una ganancia record por valor de 126 millones de dólares. En el informe de la junta directiva de Sivensa de fecha 24 de noviembre de 2009 se presentaron los siguientes datos financieros que confirman lo dicho anteriormente: 

 “VENTAS: Las ventas totales de Sivensa durante el ejercicio fiscal 2009 fueron de Bs. 1.610 millones, 14,8% inferiores a las ventas correspondientes al año 2008, ajustadas por la inflación del período económico (en dólares, las ventas alcanzaron un monto de US$ 667 millones, superiores a las del año anterior de US$ 606 millones en 10%). Las ventas nacionales representaron cerca del 96% de las ventas totales del año, mientras que el año anterior aportaron el 97%. La contribución de las divisiones a las ventas del año fiscal 2009 es como sigue:

-          Sidetur: Bs. 1.566 millones

-          IBH: Bs. 58 millones

-          Intercompañía: Bs. – 14 millones  

UTILIDAD BRUTA: La utilidad bruta del ejercicio fue de Bs. 352 millones, lo que representó una disminución del 14,0% con respecto a la utilidad bruta obtenida el año anterior de Bs. 409 millones en moneda constante al 30 de septiembre de 2009. No obstante lo anterior, en el año 2009 el margen bruto se mantuvo prácticamente constante en 21,9% comparado con 21,7% en el 2008.

UTILIDAD NETA: La utilidad neta de Sivensa en 2009 fue de Bs. 220 millones, 68% inferior a la lograda en el año 2008 de Bs. 676 millones. Este resultado estuvo principalmente afectado por el costo integral de financiamiento del año y por el resultado neto del año de operación discontinua. 

El patrimonio de Sivensa al 30 de septiembre de 2009 es de dos mil setecientos noventa y nueve millones de bolívares (Bs. 2.799 millones). El Capital Social nominal y legal de la Compañía es de ciento cinco coma ocho millones de bolívares (Bs.105,8) representado por 52.944.985 acciones, de las cuales 423.544 son Acciones en Tesorería” (2).  

 

Estas cifras confirman una de las mayores contradicciones de la revolución, pues al no haberse expropiado aún estratégicos medios de producción como éstos, dejándolos en manos de la burguesía, le ha permitido a ésta mantener un poder económico que continúa utilizando para financiar a la contrarrevolución. En el informe que mencionábamos antes se puede leer lo siguiente en el renglón destinado al “Compromiso con el desarrollo social”: “Culminó con éxito la formación de 75 líderes comunitarios en el marco del Convenio: Sidetur- Escuela de Vecinos de Venezuela 2009 que se desarrolla a través del programa auspiciado por Sidetur, “Ciudadanos Líderes”. Este programa tiene por objetivo promover cambios de comportamiento en los espacios comunitarios a partir del ejercicio de los valores ciudadanos e institucionales. Por esta razón, Sidetur apoya la generación de espacios de encuentro entre los participantes para mejorar la calidad de vida de las comunidades que participan” (2). La Escuela de Vecinos de Venezuela es una ONG constituida en 1986 que, al igual que otras organizaciones de este tipo, está al servicio de la reacción, particularmente, en los municipios controlados por ésta. Su función principal es la organización de las fuerzas contrarrevolucionarias en las urbanizaciones de la clase media, así como la formación de cuadros para las mismas. Uno de sus fundadores, Elías Santana, participó activamente en el golpe de Estado del 11 de abril de 2002, al igual que María Corina Machado Parisca, ex integrante de la junta directiva de Sivensa, hija de Henrique Machado Zuloaga y activa militante contrarrevolucionaria con su organización SUMATE.   

 

1.2.- El conflicto actual 

Aunque en los informes oficiales del grupo Sivensa se quiere presentar una relación idílica entre la empresa y sus trabajadores, en la cual la primera, supuestamente, “está pendiente” del bienestar y la formación profesional de los segundos, la realidad, como es común en toda empresa capitalista, es muy distinta. Los conflictos laborales en Sidetur no son algo extraño en la vida de la misma. Sólo a modo de ejemplo valga mencionar que en octubre de 2007 varios trabajadores de la planta de Sidetur ubicada en Barquisimeto fueron despedidos por intentar conformar un sindicato bolivariano, acción en la que la empresa contó con la “valiosa” colaboración, cuando no, del Ministerio del Trabajo a través de la inspectoría del trabajo "Pedro Pascual Abarca". En esa oportunidad también la compañía se negó a discutir la convención colectiva apoyándose en una decisión de la mencionada inspectoría del trabajo que dejó en la indefensión a estos trabajadores (3). En marzo de este año volvió a estallar un nuevo conflicto en Sidetur, esta vez en su planta de Puerto Ordaz, motivado por la falta de condiciones de seguridad laboral e higiene en la fábrica, tal como fue verificado en su momento por Inpsasel (Instituto Nacional de Prevención, Salud y Seguridad Laborales). Ante esta situación irregular los 200 trabajadores de planta decidieron suspender las actividades hasta que las mismas fueran subsanadas. Por su parte, la patronal, como no podía ser de otra manera, alega que esto no es cierto, que ellos están invirtiendo en nueva tecnología que protege el ambiente, etc., etc., y que los trabajadores lo que quieren, en realidad, son mejoras salariales, amenazando, además, con llevar ante la justicia a los dirigentes sindicales (4). Nos imaginamos que los Machado Zuloaga deben estar pensando en recurrir al Ministerio del Trabajo, cuyas autoridades hasta la fecha han dado numerosas muestras de parcializarse a favor de los capitalistas en este tipo de conflicto, tal como está ocurriendo con la empresa Mitsubishi en Anzoátegui. Evidentemente, bajo otras circunstancias, esta lucha de los trabajadores de Sidetur estaría condenada, en el mejor de los casos, a arrancar algunas reivindicaciones a los burgueses, pero el hecho de encontrarse en medio de una zona industrial donde hay trabajadores presidiendo las más importantes de estas industrias, gracias a las medidas tomadas al respecto por el presidente Chávez en los últimos meses, donde otras fábricas del grupo Sivensa (las productoras de briquetas Venprecar y Orinoco Iron) fueron nacionalizadas en mayo del año pasado, y donde el control obrero es tema obligado en la agenda de los trabajadores de la región, ha producido un cambio de actitud en los propios trabajadores de Sidetur que, correctamente, han pasado en un breve lapso de tres meses de una lucha reivindicativa básica a la lucha por el control de la fábrica. Actualmente, mientras mantienen tomada las instalaciones de la empresa, que fue abandonada por los capitalistas comenzando el mes de abril, le están solicitando al presidente Chávez que la nacionalice y la coloque bajo el control de sus trabajadores.   

 

2)    Reunidos con los trabajadores de Sidetur 

imga0311.jpgEn la mañana del jueves 17 de junio tuvimos un primer encuentro con dos de los principales dirigentes obreros de Sidetur, el secretario del sindicato, Alejandro Álvarez, y otro compañero de nombre Javier. La idea era preparar una primera reunión, esa misma tarde, con todos los trabajadores en las instalaciones de la empresa para conversar sobre control obrero y sindicalismo de nuevo tipo, y, para el día siguiente, un acto de solidaridad con la lucha de los trabajadores de Sidetur y de Mitsubishi, que serviría, a su vez, como acto inaugural del VII congreso de la CMR. No está demás decir que ambos dirigentes sindicales nos causaron una muy grata impresión, unos trabajadores que, a pesar de su juventud, ya mostraban en sus rostros esa determinación de llegar hasta el final y esa voluntad de luchar tan propia de la clase obrera. Mientras Alejandro nos estudiaba en silencio, Javier, mucho más locuaz, nos acribillaba a preguntas sobre el papel que debía tener el consejo de trabajadores en la fábrica y cómo debería estar compuesto, ya que algún burócrata le había comentado que en él también deberían tener representación los empresarios y los propios burócratas. Casi una hora duró este primer round de estudio por parte de los compañeros que debían retirarse a cumplir con otra actividad. A partir de sus rostros sonrientes y de la camaradería con que se despidieron, pensamos que logramos pasar esta primera prueba. 

A las dos de la tarde estábamos atravesando los portones de la empresa. Como en otras fábricas ocupadas en que habíamos estado, la organización de los trabajadores desplegados por toda la planta daba una sensación de absoluto control sobre todo lo que allí ocurría. En aquel momento era imposible tener dudas sobre quién estaba al mando de la situación. En la entrada se informaron de quiénes éramos y a qué habíamos ido, luego uno de los compañeros nos acompañó hasta el comedor de la empresa a donde iba a tener lugar la reunión, también nos indicaron que se encontraba en la empresa una unidad de Vive TV que estaba haciendo un reportaje sobre la toma y que por ello se había atrasado un poco el comienzo de nuestro evento. Una hora más, aproximadamente, debimos aguardar para comenzar con la actividad. En ese tiempo, de la conversación sostenida con varios trabajadores, pudimos comprobar que la determinación a la lucha, que habíamos visto previamente en Alejandro y Javier, no era una excepción y se encontraba extendida al resto de los tomistas.  

imga0322.jpgUna breve pero emotiva presentación por parte del compañero Alejandro Álvarez dio inicio a la reunión. El salón comedor para ese momento se encontraba repleto con más de 100 trabajadores pendientes de la palabra de los invitados. Comenzó hablando el camarada Pablo Cormenzana, el cual hizo una breve reseña histórica del control obrero, de la significación de éste en medio de la agudización de la lucha de clases cuando los trabajadores empiezan a disputarle la posesión de los medios de producción a los capitalistas, de cómo se implementa a través de los consejos de fábrica o de trabajadores, para finalizar con un ejemplo práctico explicando cómo se había dado la lucha por el control obrero en la empresa de válvulas Inveval y las contradicciones que allí se produjeron por mantenerse la estructura de dirección capitalista de la empresa, un peligro que también está latente en las empresas de Guayana que fueron nacionalizadas, ya que, aunque recientemente se nombraron a trabajadores como presidentes de las mismas, se ha conservado el viejo modelo de dirección capitalista. El camarada Pablo puso énfasis en este punto, advirtiendo que, al igual que ocurre con el Estado, donde el modelo de Estado burgués no le sirve a los trabajadores para construir el socialismo, tampoco el modelo de dirección capitalista de las empresas, con sus gerentes y presidentes, no le sirve a los trabajadores para gestionar las empresas que tiene bajo su control. Este modelo contribuyó a la degeneración burocrática de los trabajadores que conformaron la dirección de Inveval, más específicamente de Jorge Paredes y Antonio Betancourt, presidente y miembro de la directiva, respectivamente, que de desempeñar un papel progresista en la primera etapa de la lucha, merced a este proceso de burocratización, pasaron a jugar un rol negativo en la empresa, que contribuyó a acabar con la democracia obrera que alguna vez existió allí. 

Luego tomó la palabra el camarada Félix Martínez, miembro de la dirección de la CMR y secretario del sindicato de los trabajadores de la empresa Mitsubishi. Desde el comienzo se notaba en el aire una gran expectativa entre los presentes por oír a uno de los principales dirigentes de la lucha que heroicamente vienen librando, desde hace más de 18 meses, los trabajadores de la multinacional japonesa en contra del ataque combinado de los capitalistas y de la burocracia reformista del Estado. Félix, con la fuerza que lo caracteriza, explicó el modelo de sindicalismo revolucionario que desde hace varios años vienen desarrollando los trabajadores de MMC, cómo llegaron de una manera natural, a través de su propia experiencia, a esta forma de hacer sindicalismo partiendo de los principios de la democracia obrera, y, también, cómo las ideas del marxismo que les aportó la CMR les permitió entender mejor lo que habían construido y les ha dado las herramientas para sostener su actual lucha. Para finalizar, el camarada analizó la complementariedad que debe existir entre el sindicato y el consejo de trabajadores, informó sobre el momento actual de la lucha de los trabajadores de Mitsubishi e hizo un llamado a la unidad de la clase obrera para apoyar al presidente Chávez y luchar contra los capitalistas y los sectores contrarrevolucionarios de la burocracia que buscan acabar con la revolución.      

    

3)    Acto de solidaridad con la lucha de los trabajadores de Sidetur y de la automotriz Mitsubishi 

imga0338.jpgFinalmente, llegó el viernes 18, un día muy esperado por la militancia de la CMR ya que era el día pautado para realizar el acto de apertura del VII congreso de la organización, el cual se realizaría en las instalaciones de Sidetur en Puerto Ordaz. En la mañana habían estado llegando los camaradas provenientes de las distintas regiones del país: los jóvenes estudiantes de Mérida y de la UCV en Caracas, los camaradas dirigentes del PSUV de Táchira, los trabajadores revolucionarios de Inveval en Miranda, de Invetubos en Carabobo, la delegación obrera de Anzoátegui compuesta por trabajadores de la Mitsubishi, de Vivex y de Macusa, también vinieron camaradas de Portuguesa, de Lara y de Monagas, todos los cuales se unieron a la importante delegación de camaradas locales integrada mayoritariamente por dirigentes obreros y trabajadores del sindicato de los portuarios y navieros, de Alcasa, de Cavelum, de Ferrominera, de Sidor y de empleados de la propia CVG. En definitiva, una delegación muy representativa de la actual composición clasista de la CMR. A las dos y media de la tarde se dio inicio a un evento que tenía como eje central la solidaridad con los trabajadores de dos empresas en las cuales la patronal se ha ensañado contra ellos: Sidetur y Mitsubishi, todo dentro del marco, como ya hemos dicho, del congreso de la CMR. Nuevamente, la actividad se realizó en el salón comedor de la empresa siderúrgica, que está vez quedó pequeño para la gran cantidad de trabajadores que lo colmaron. A los trabajadores de Sidetur y a la delegación de la CMR, se habían unido otros trabajadores y dirigentes obreros de una gran cantidad de empresas locales como Autana Aluminio, Hidrobolívar, Alcasa, Ferrominera, Cavelum, Grafito del Orinoco, etc. 

imga0342.jpgEn la mesa principal, junto con la camarada Elizabeth Alves, que abrió el evento, refiriéndose al momento crucial que se vive en Guayana por todas las luchas obreras que allí se están dando, y luego lo moderó, se encontraban los también camaradas Félix Martínez de Mitsubishi, Dennys Sucre de Alcasa y el compañero Alejandro Álvarez de Sidetur. A partir de ese momento, uno a uno se fueron sucediendo los oradores: primero habló Ulises Campos, secretario de organización del sindicato Sutran de Autana Aluminio, empresa que también se encuentra en una situación conflictiva, Ulises fue seguido en la palabra por el camarada Yunior Afanador, dirigente sindical de los marinos portuarios, quien hizo un llamado a la creación de una gran empresa nacional naviera bajo control de los trabajadores. Después vino la camarada Luisa Morales, trabajadora de Inveval, a la que continuó Noel Muñoz, del sindicato de la estatal Hidrobolívar, el cual denunció que habían sido despedidos por la burocracia de la empresa que no quería aceptar el reenganche declarado por el Ministerio del Trabajo, lo siguió el camarada Dennys Sucre, dirigente obrero de  Alcasa y vocero del Frente Socialista de Trabajadores de Guayana, quien se refirió a la necesaria unidad de la clase obrera para hacer avanzar a la revolución. Posteriormente intervino Frank Marcano, de la Corporación Socialista Hierro Acero, que habló del nivel que había alcanzado la lucha de clases en Guayana e invitó al presidente Chávez a seguirse reuniendo con los trabajadores para impulsar el control obrero. Todos ellos tuvieron palabras de solidaridad con los trabajadores en conflicto. Antes que tomara la palabra el camarada Félix Martínez, los gritos de “unidad”, “estatización” y “control obrero” estallaron en la garganta de los presentes por varios minutos, haciendo vibrar las paredes del local y generando una atmósfera cargada de muchísima emoción, donde era posible sentir la gran fuerza de la clase obrera en movimiento. Al final, cerraron las intervenciones de Félix, el cual planteó la necesidad de eliminar al Estado burgués y expropiar a los capitalistas para poder avanzar hacia el socialismo y terminó refiriéndose a que en Guayana la clase obrera se había puesto finalmente en movimiento y la importancia que esto implicaba para la revolución, seguido por Alejandro Álvarez, secretario del sindicato de Sidetur, quien hizo una serie de llamados a las distintas autoridades solicitándoles tomar partido por las distintas luchas obreras y abocarse a resolver los conflictos existentes, así como un llamando, también, a la unidad de la clase obrera, a la estatización de Sidetur y a su inclusión en el Plan Guayana Socialista, y, finalmente, invitando a todos los trabajadores a participar, el día siguiente, en el congreso de la CMR. He aquí sus palabras finales:   

imga0332.jpg“Presidente Chávez, cuente con nosotros, cuente con la masa laboral de Sidetur. Usted ha dicho constantemente que se restea con los trabajadores, pues nosotros estamos resteados con usted, estamos acá para ponernos al servicio de la patria, para poner esta planta al servicio del Estado. No puede ser que los dueños de esta planta, los Machado Zuloaga, personas que han conspirado permanentemente contra la revolución, contra el gobierno, se estén haciendo cada día más millonarios y que esa riqueza sea empleada contra la revolución… Cada causa obrera es nuestra causa, tenemos que estar unidos. Ahora los invito a votar el 26 de septiembre, tenemos que ganar la Asamblea Nacional… Hay que tumbar la estructura burguesa que todavía tenemos, recordemos que aún no estamos en el socialismo, vamos hacia allá y no podemos ceder ni un milímetro… ¡Camaradas de la Mitsubishi, estamos con ustedes!”   

Luego de Alejandro, aún quedó algo de tiempo para una nueva y apasionada intervención del camarada Félix Martínez que culminó al grito de “la clase obrera unida, jamás será vencida” coreado por todos los presentes. Al final tuvimos un acto de solidaridad con los trabajadores de dos empresas en conflicto que se convirtió en un acto de toda la clase obrera. ¡Qué mejor manera y qué mejor ambiente para dejar inaugurado el congreso de una organización de claro acento proletario como la CMR!

 


Notas: 

(1)    http://www.sivensa.com.ve/esp/index.php

(2)    Informe que presenta la junta directiva de la Siderúrgica Venezolana “Sivensa” S.A. a la asamblea ordinaria de accionistas a celebrarse el día 24 de noviembre de 2009, http://www.sivensa.com.ve/esp/textos-pdf/informe_jd_esp09.pdf

(3)    04/02/08 - www.aporrea.org/trabajadores/n108594.html

(4)   http://www.estudiosmineros.com/index.php?option=com_content&view=article&id=33409:sidetur-completo-12-dias-paralizada-y-trabajadores-insisten-en-nacionalizacion-venezuela&catid=9:notmineras&Itemid=93