banner-afiliacion
¡Apóyanos económicamente!

Cuenta Corriente de Manos Fuera de Venezuela:
0182 0975 59 0201557472 (BBVA)

logo-IR-en-mFV

logo_FFE_redondo

logo_redondo_se

cmr_banner_bueno

dvdnovolveran_web

Encuentro de Félix Martínez con la sección sindical de CCOO de SDS en la Bahía de Cádiz PDF Imprimir E-mail
Jueves, 25 de Noviembre de 2010 13:20

Los delegados por CCOO en la empresa SDS (factoría de aplicaciones informáticas) se han reunido el martes 23 de noviembre con el compañero Félix Martínez de Singetram, el sindicato de los trabajadores de la factoría Mitsubishi en Venezuela, para escuchar como se ha construido este sindicalismo revolucionario. No es fácil resumir en pocas líneas esta reunión. Lo más importante. Primero, los trabajadores de Mitsubishi empezaron a hacerse revolucionarios con la práctica diaria de defender con firmeza los derechos de sus compañeros. Fue una búsqueda, empírica y creativa, de los métodos para involucrar al conjunto de los trabajadores de la fábrica en la participación sindical. Con este objetivo, idearon formas de participación democráticas, originales y eficaces. Y con esta participación, lograron arrancar muchas mejoras y derechos laborales.

Los delegados por CCOO en la empresa SDS (factoría de aplicaciones informáticas) se han reunido el martes 23 de noviembre con el compañero Félix Martínez de Singetram, el sindicato de los trabajadores de la factoría Mitsubishi en Venezuela, para escuchar como se ha construido este sindicalismo revolucionario. No es fácil resumir en pocas líneas esta reunión. Lo más importante. Primero, los trabajadores de Mitsubishi empezaron a hacerse revolucionarios con la práctica diaria de defender con firmeza los derechos de sus compañeros. Fue una búsqueda, empírica y creativa, de los métodos para involucrar  al conjunto de los trabajadores de la fábrica en la participación sindical. Con este objetivo, idearon formas de participación democráticas, originales y eficaces. Y con esta participación, lograron arrancar muchas mejoras y derechos laborales.


Al mismo tiempo, el presidente Chávez, también buscaba de manera empírica y creativa la forma de involucrar al pueblo oprimido de Venezuela en la tarea de su propia liberación. En general, desde que el pueblo derrotara al golpe de estado y la clase obrera resistiera con éxito al cierre patronal hace siete años, las luchas obreras y el giro hacia las ideas socialistas de Chávez han progresado juntas, alimentándose la una de la otra. No es casualidad que hace pocos años, en las elecciones presidenciales en las que uno de los eslóganes principales era “Votar por Chávez es votar por el Socialismo”, el 62% del pueblo votara a favor del socialismo en las elecciones presidenciales.


Igual que el presidente iba profundizando en la necesidad del socialismo, un sector importante de los trabajadores va profundizando en el intento de poner en práctica un control obrero sobre la producción para combatir el saboteo de los empresarios y la táctica capitalista de destruir el empleo (6.000 empresas cerradas sin justificación). Y en este intento, ambos Chávez y la clase obrera se enfrentan a la burocracia y al capital.


En este contexto, el compañero Félix ha contado en los detalles la larga lucha de los trabajadores de Mitsubishi y de otras empresas, la resistencia ante la violencia y represión policial, el compromiso diario que este colectivo ha mantenido con la revolución socialista en Venezuela y con la construcción del PSUV. También impacta la manera en la que defendieron los derechos de los compañeros subcontratados, llegando a sufrir una dura represión, durante la cual murieron dos trabajadores, con tal de lograr su readmisión en la plantilla. Luego, el apoyo que supieron lograr entre los habitantes de los alrededores de la fábrica. Y las últimas elecciones sindicales, donde la directiva sindical (despedida hace más de un año) ha sido reelegida por más del 90% de los trabajadores de la empresa.


Los delegados de SDS hicieron muchas preguntas al compañero e intercambiaron ideas sobre el trabajo sindical y la situación actual de la clase obrera, momento en el que Félix explicó con claridad y con hechos reales como se desarrolla la conciencia de la clase obrera. Luego, hablando de la conciencia de clase, Félix sacó de su equipaje un libro de Trotsky sobre los sindicatos en la época de crisis capitalista. La cubierta, originariamente de color naranja, era ya amarillo claro y las páginas, que antes eran blancas, eran ahora del mismo color de la cubierta. De las veces que ha sido releído y de haber pasado por tantas manos de obreros revolucionarios. La combinación del estudio de la teoría revolucionaria, con la práctica revolucionaria; de la paciencia y de la capacidad creadora de la clase obrera. Apoyar a Singetram equivale a empujar adelante la revolución socialista.