banner-afiliacion
¡Apóyanos económicamente!

Cuenta Corriente de Manos Fuera de Venezuela:
0182 0975 59 0201557472 (BBVA)

logo-IR-en-mFV

logo_FFE_redondo

logo_redondo_se

cmr_banner_bueno

dvdnovolveran_web

Del 15 de noviembre al 1 de diciembre, gira de Félix Martínez y Alí Quero PDF Imprimir E-mail
Lunes, 01 de Noviembre de 2010 10:42
 Del 15 de noviembre al 1 de diciembre, gira de Félix Martínez, dirigente sindical de la planta MMC Mitsubishi, miembro de la Coordinación Nacional de la Unión Nacional de Trabajadores (UNETE) y militante del  PSUV y de Ali Quero, dirigente estudiantil de la Universidad de los Andes (ULA) y militante de la J-PSUV

Participa en los actos públicos

Venezuela
¡Basta de mentiras contra la revolución!
¡Solidaridad con la lucha de los trabajadores contra el sabotaje de los capitalistas!


En los últimos años se ha producido una campaña histérica y venenosa de los grandes medios de comunicación internacionales contra la revolución venezolana y particularmente contra Hugo Chávez. La campaña ha sido especialmente virulenta en el Estado español. Al presidente venezolano se le acusa continuamente de “dictador”, a pesar de que desde 1998 ha ganado 16 procesos electorales y de que la inmensa mayoría de los medios de comunicación del país son privados y abiertamente hostiles a la revolución. Ahora también se le quiere vincular con el “terrorismo”, como recurrentemente hace el imperialismo y la derecha contra todas las personas u organizaciones a las que quiere criminalizar. Curiosamente, los mismos medios que se rasgan las vestiduras por la supuesta falta de democracia en Venezuela apoyaron el golpe de Estado que se produjo en este país en abril de 2002; un golpe organizado a cara descubierta por el imperialismo, la patronal, la cúpula de la iglesia y la derecha y que pretendía instaurar un régimen de terror contra los trabajadores, campesinos y jóvenes, como el que se produjo tras el golpe contra Allende en 1973. Fue gracias a que las masas salieron a la calle por lo que se frustró el golpe contra Hugo Chávez y lo mismo se puede decir de lo que pasó el pasado 30 de septiembre en Ecuador, con la intentona golpista contra el presidente Correa. Es el pueblo oprimido, y no los medios al servicio de los poderosos, el único que lucha de forma decidida y está realmente interesado en la defensa de los derechos democráticos.

 Del 15 de noviembre al 1 de diciembre, gira de Félix Martínez, dirigente sindical de la planta MMC Mitsubishi, miembro de la Coordinación Nacional de la Unión Nacional de Trabajadores (UNETE) y militante del  PSUV y de Ali Quero, dirigente estudiantil de la Universidad de los Andes (ULA) y militante de la J-PSUV

Participa en los actos públicos

Venezuela
¡Basta de mentiras contra la revolución!
¡Solidaridad con la lucha de los trabajadores contra el sabotaje de los capitalistas!


En los últimos años se ha producido una campaña histérica y venenosa de los grandes medios de comunicación internacionales contra la revolución venezolana y particularmente contra Hugo Chávez. La campaña ha sido especialmente virulenta en el Estado español. Al presidente venezolano se le acusa continuamente de “dictador”, a pesar de que desde 1998 ha ganado 16 procesos electorales y de que la inmensa mayoría de los medios de comunicación del país son privados y abiertamente hostiles a la revolución. Ahora también se le quiere vincular con el “terrorismo”, como recurrentemente hace el imperialismo y la derecha contra todas las personas u organizaciones a las que quiere criminalizar. Curiosamente, los mismos medios que se rasgan las vestiduras por la supuesta falta de democracia en Venezuela apoyaron el golpe de Estado que se produjo en este país en abril de 2002; un golpe organizado a cara descubierta por el imperialismo, la patronal, la cúpula de la iglesia y la derecha y que pretendía instaurar un régimen de terror contra los trabajadores, campesinos y jóvenes, como el que se produjo tras el golpe contra Allende en 1973. Fue gracias a que las masas salieron a la calle por lo que se frustró el golpe contra Hugo Chávez y lo mismo se puede decir de lo que pasó el pasado 30 de septiembre en Ecuador, con la intentona golpista contra el presidente Correa. Es el pueblo oprimido, y no los medios al servicio de los poderosos, el único que lucha de forma decidida y está realmente interesado en la defensa de los derechos democráticos.

Los medios de comunicación al servicio de los capitalistas tienen muchas razones para mentir sobre lo que ocurre en Venezuela.  Mientras en el resto del mundo los gobiernos se dedican a salvar a los banqueros con dinero público, a aplicar contrarreformas laborales, a aumentar la edad de jubilación y a recortar el gasto en la salud y la educación públicas, en Venezuela la revolución bolivariana ha aplicado políticas que intentan tomar la dirección opuesta. Una de las primeras medidas de Chávez fue impedir la privatización de la empresa petrolera estatal PDVSA, que ya estaba decidida por los capitalistas venezolanos en connivencia con las multinacionales imperialistas. Por primera vez en la historia del país se ha dedicado una parte importante de los ingresos que proporciona el petróleo a la lucha contra la pobreza y las desigualdades sociales. El índice de pobreza y el analfabetismo se han reducido de forma importante. Todo eso, a los capitalistas no les interesa mucho que se conozca. Ante la dificultad de negar la evidencia de estas mejoras la prensa burguesa las califica de “populismo”.

Con todo, la conquista más importante de la revolución venezolana, y que supone un peligro mayor para los capitalistas, es haber despertado a la vida política consciente a millones de jóvenes, trabajadores y campesinos, que están luchando por acabar con el capitalismo y por la transformación socialista de la sociedad.  Los estrategas del imperialismo quieren evitar a toda costa que los trabajadores del “primer mundo” se inspiren en el proceso revolucionario que se está produciendo en Venezuela y que afecta a todo el continente latinoamericano. La rebelión social que se está produciendo en Francia contra las medidas de ataque del gobierno de Sarkozy, dentro de un proceso de lucha cada vez más generalizado en toda Europa, es un claro indicativo de que la preocupación de los capitalistas por el contagio de la revolución está bastante fundamentada.

El papel de los trabajadores en el futuro de la revolución

Aunque la revolución ha demostrado su fuerza y tener el apoyo de la mayoría de la sociedad en la última década, enfrentándose con éxito al golpe, al paro patronal y a los desafíos en el frente electoral, el peligro de contrarrevolución continúa. En estos momentos, la táctica del imperialismo y de la derecha en Venezuela es desgastarla desde dentro, minando la moral de las masas mediante el sabotaje de la economía por parte de los empresarios venezolanos y extranjeros. Los empresarios privados venezolanos y extranjeros han cerrado desde 1998 más de 6.000 empresas en el país, a pesar de haber recibido numerosas garantías, ayudas y fondos del estado para sus inversiones. En lugar de producir se dedican a especular en el mercado de divisas y llevan a cabo todo tipo de maniobras para llenarse los bolsillos mientras el pueblo sigue sufriendo penalidades. El resultado del sabotaje a la economía por parte de los capitalistas, con la connivencia de sectores de la burocracia del estado, está siendo el de subir cada vez más los precios, precarizar y explotar la mano de obra, etc. Esta situación es posible porque, a pesar de todos los avances, la revolución no se ha completado. Mientras se mantenga la propiedad capitalista de la banca, las fábricas y la tierra  y una estructura estatal burguesa la revolución seguirá en peligro. Las elecciones parlamentarias del pasado 26 de septiembre son una advertencia ya que a pesar de la victoria del PSUV la reacción ha acortado mucho las distancias respecto a elecciones anteriores.

La única manera de que la revolución consolide y amplíe su base de apoyo social es avanzando rápidamente hacia una economía estatizada y planificada democráticamente y un estado revolucionario basado en consejos de trabajadores y comunales formados por delegados elegibles y revocables. En la lucha por llevar la revolución por el camino del socialismo los trabajadores juegan un papel decisivo. De hecho, el control obrero, la ocupación de fábricas y la nacionalización de los sectores clave de la economía, aspectos fundamentales para que la revolución avance hacia el socialismo está siendo un tema de debate muy amplio entre los trabajadores venezolanos, que han desarrollado una rica experiencia en estos años de revolución.

En los últimos años hayan arreciado los ataques contra la clase obrera venezolana por parte de los capitalistas y de aquellos sectores de la burocracia que no quieren que la revolución avance. El caso más grave y representativo lo tenemos en Mitsubishi (MMC), en el Estado Anzoátegui, donde dos trabajadores fueron asesinados por luchar contra la política explotadora de la multinacional japonesa y hoy mismo esta multinacional mantiene el despido de más de 260 trabajadores, incluyendo los dirigentes del sindicato revolucionario SINGETRAM. Estos trabajadores despedidos son, en su inmensa mayoría militantes del PSUV, y representan la vanguardia más organizada y más consciente de la revolución. El caso de MMC es el más conocido pero no el único. Otros muchos trabajadores que apoyan la revolución venezolana están siendo atacados por los capitalistas y los sectores más conservadores de la burocracia estatal con el fin de impedir que la clase obrera, tal como ha planteado el presidente Chávez, se ponga al frente de la revolución. Que esto suceda o no es lo que decidirá, efectivamente, el destino de la revolución. De ahí la importancia de la solidaridad internacional con los los trabajadores venezolanos en lucha.

La gira que realizará Félix Martínez, Félix Martínez, dirigente sindical de la planta MMC Mitsubishi, miembro de la Coordinación Nacional de la Unión Nacional de Trabajadores (UNETE) y militante del  PSUV y de Ali Quero, dirigente estudiantil de la Universidad de los Andes (ULA) y militante de la J-PSUV, es una oportunidad única que nos permitirá, a los trabajadores y jóvenes del Estado español, conocer de primera mano lo que está ocurriendo en Venezuela, adentrarnos en el corazón mismo de la lucha revolucionaria que la clase obrera y de la juventud venezolana está librando por una sociedad socialista y sacar todas las lecciones y tareas que de estas lucha se desprenden.

----

 Próximamente daremos informaciónn detallada de los actos - Sigue en www.manosfueradevenezuela.net toda la información